Sábado, 26 Mayo 2018 05:35

Parto Respetado Ginecólogo

Con motivo de la semana mundial del parto respetado entrevistamos profesionales de la salud comprometidos con los derechos de la diada y tenemos la opción de parir en un parto respetado con el Dr. Juan Trujillo que nos habló un poco del tema

Publicado en Video Blog
Sábado, 26 Mayo 2018 05:30

Parto Respetado Pediatra

En esta ocasión entrevistamos al Dr. Jose Maria Pino Rosado para que nos explique los beneficios también en el bebé de tener un parto respetado, Gracias a médicos como él estamos creciendo como humanidad.

Publicado en Video Blog
Miércoles, 08 Noviembre 2017 18:40

¿Mi obstetra es el correcto para atender mi parto?

Cuando una está embarazada uno de los mayores miedos o temores es si su ginecólogo obstetra será el indicado para tener el parto de tus sueños. Es nuestro deber conocer más a fondo a nuestro personal para saber si son los indicados y tomar decisiones a tiempo.

Para ello les dejamos un listado con unas preguntas que sugerimos realizar a nuestro médico de preferencia entre la semana 25 a la 30 para estar segura de sí estamos con el indicado para atender nuestro parto o es necesario cambiar de obstetra.

 

 

Preguntas para el obstetra:

 

1.     ¿Cuál es su estadística de cesáreas?

2.    ¿Has tenido madres que den a luz naturalmente luego de haber tenido una cesárea? (PVDC)

3.    ¿Cuál es su visión del nacimiento; consideras que es un proceso fisiológico o un proceso que necesariamente debe ser intervenido? (Cuando mejor fluye el nacimiento es cuando no se perturba)

4.    ¿Cuántos tactos realizas en promedio? Puedo negarme? Conoces otros métodos para medir el avance del trabajo de parto?

5.    ¿Con qué frecuencias realizas episiotomía?

6.    ¿Con qué frecuencia colocas anestesia epidural? Es potestad de la madre decidir si se la quiere colocar o no?

7.    ¿Estás dispuesto a dejar el cuarto si quiero realizar mi trabajo de parto sola?

8.    ¿Cuál sería tu forma de proceder si el embarazo pasa de las 40 semanas?

9.    ¿Permites que el trabajo de parto se presente solo? Con qué frecuencia induces el parto o lo aumentas con oxitocina? Puedo negarme al goteo de oxitocina?

10.¿Qué importancia das a factores ambientales cómo la privacidad, la penumbra, la sensación de seguridad para la óptima secreción de las hormonas que regulan el parto?

11.¿Cuántas acografías realizas en promedio? ¿Pueden ser menos?

12.¿Qué haces en casos de circular de cordón? ¿Y si el bebé viene sentado?

13.¿Puedo escoger la posición para parir?

14.¿Cuál es tu opinión acerca de retrasar el corte del cordón humbilical? Quiero esperar cuanto mucho hasta que el cordón deje de latir y cuando menos 90 segundos después del nacimiento antes de pinzar y cortar el cordón, ¿cuál es tu opinión al respecto? [La circulación placenta bebé es constante, en el momento del nacimiento 2/3 de la sangre están en el bebé y 1/3 esta en la placenta. Pinzar el cordón antes que deje de latir es privarle al bebé de esa sangre y literalmente cerrarle su suplemento de oxígeno mientras la respiración está en proceso de establecerse (de nuevo 90 segundos es suficiente)]

15.Quiero que me ponga mi bebe al pecho tan pronto nazca y que no se separe de mi al menos la primera hora tras su nacimiento. ¿Qué conoces acerca de la investigación de la salud primal? (el impacto de la vida intrauterina, el parto y el primer año en la vida del adolescente y adulto)

16.¿En caso de cesárea, puede mi bebe ser colocado en mi pecho y retrasar el pinzar y cortar al menos 90 segundos?

17.¿Puedo negarme a que mi bebé vaya al cunero, o que le sea administrado suero glucosado?

18.¿Puedo contar con la presencia de una Doula, escogida por mí para que me acompañe incluso si resultara necesaria una cesárea?

19.¿Puedo contar con la presencia de alguien que tome fotografía o video?

20.¿Puedo conservar mi placenta tras el nacimiento de mi bebé?

21.¿Cómo nació usted y cómo nacieron sus hijos?

*EXTRA Preguntas para ti misma luego de la consulta:

1.    Confiarías a esta persona la potestad de tomar decisiones por ti?

2.    Sentiste que tus solicitudes eran al menos escuchadas/respetadas.

3.    En algún momento te sentiste coercionada o burlada?

4.    Cómo te sentiste con esta persona?

 

Si lograste contestar positivamente las ultimas 4 preguntas y estas segura que es el indicado disfruta lo que queda de tu embarazo y siéntete segura.

Si tomaste la decisión de cambiar de obstetra con toda la calma busca una segunda y tercera opción al que le puedas hacer estas mismas preguntas para sentirte segura y tranquila, no es de vida o muerte cambiar de médico unas semanas antes del nacimiento de tu bebé, lo más importante es que el día del parto estén tranquilos, felices y lo mejor de todo se haga un parto lo más respetado posible.

Publicado en Blog
Miércoles, 17 Agosto 2016 20:28

El papel de la oxitocina

La oxitocina natural o endógena

 

¿Qué es?

La oxitocina es un neuropéptido formado por una cadena de nueve aminoácidos. La palabra oxitocina vio la luz en 1906, acuñada por el fisiólogo británico Henry Dale. Procede del griego y significa “parto rápido” y es la responsable de regular el ritmo del parto/nacimiento y de facilitar la lactancia.

 

¿Dónde se produce?

Es producida de forma mayoritaria en los núcleos paraventricular y supraóptico del hipotálamo, aunque también se sabe que es sintetizada en algunos órganos fuera del cerebro.

 

¿Qué funciones tiene?

La oxitocina interviene en determinados procesos fisiológicos, activando comportamientos a nivel mecánico en órganos específicos como el útero y las mamas, pero también influye en el comportamiento por su acción en determinadas áreas del cerebro.

Liberada al torrente sanguíneo desde la hipófisis posterior, la oxitocina recorre grandes distancias hasta encontrarse con su receptor específico en la membrana de las células mamarias o del útero. Al final del embarazo aumentan los receptores de oxitocina en estos órganos. Esta hormona activa estos órganos provocando en ellos una reacción, una actividad física o fisiológica determinada. En el caso del útero la oxitocina estimula y mantiene la contracción del músculo liso del útero durante el parto y el alumbramiento, es decir, es la responsable de la existencia de las contracciones. El alumbramiento de la placenta exige unos niveles aún más altos de oxitocina que la expulsión del bebé, por eso el pico máximo de oxitocina en la vida de una mujer es justo después del nacimiento del mismo. En el caso de las mamas provoca el reflejo de eyección de la leche favoreciendo la lactancia.

 

La oxitocina y los procesos sexuales

 

La oxitocina no solo interviene en el cuerpo de la mujer durante el parto y la lactancia, sino que es una de las hormonas centrales de la excitación sexual y de los orgasmos tanto de hombres como de las mujeres. Los niveles de esta hormona en sangre aumentan durante el acto sexual y aún más durante el orgasmo. Durante el orgasmo femenino, la oxitocina produce contracciones uterinas que ayudan a transportar el esperma hacia el óvulo para facilitar la concepción, y durante el orgasmo masculino, la oxitocina provoca contracciones en la próstata y en las vesículas seminales.

 

Neurotransmisor en el cerebro

 

La oxitocina disminuye la actividad del sistema nervioso simpático y del eje hipotalámico-hipofisario-suprarrenal, lo que aumenta los niveles endógenos de opiáceos e induce efectos anti-estrés, como: baja tensión arterial, ritmo cardiaco y hormonas del estrés, bienestar y relajación, además de una óptima termorregulación.

Es considerada también un gran mediador y controlador de las emociones y comportamientos sociales como el amor, la memoria, la rabia, la agresión y el establecimiento de correlaciones entre experiencias pasadas y presentes, promueve un aumento del umbral del dolor y un descenso de los niveles de ansiedad, disminuye el miedo e incrementa la confianza, la empatía y la generosidad.

 

La oxitocina y el comportamiento social

 

Por tanto bajo los efectos de la oxitocina sentimos bienestar, estamos más tranquilos y con una mayor y mejor predisposición ante los demás. Por eso la oxitocina juega un papel fundamental en el vínculo y el cuidado del bebé. Puede decirse que su misión es facilitar la propagación de la especie. La oxitocina está implicada en comportamientos sociales como la memoria social que es la habilidad para reconocer un individuo del mismo grupo, la formación de vínculos, el apego, la empatía y el comportamiento maternal y paternal. Los niveles de oxitocina son más altos en las hembras que en los machos de cada especie y en ellos provoca conductas agresivas y de competición.

¿Qué condiciones son necesarias para que se libere la oxitocina?

La oxitocina es la hormona del amor, de la calma y el contacto, sólo se libera cuando se dan estas condiciones. Por el contrario es inhibida por la adrenalina, una hormona que liberamos los mamíferos en situaciones de emergencia: cuando tenemos frío, miedo o nos sentimos en peligro. De esta manera la naturaleza regula la producción de oxitocina, frenándola en los momentos en que sería peligroso para la hembra dar a luz, por encontrarse un depredador cerca.

Los niveles de la oxitocina dependen a su vez de otras hormonas e influyen así mismo en la producción de otras como los estrógenos, la dopamina, serotonina, prolactina y endorfinas. La prolactina por ejemplo está directamente implicada en los cuidados maternales/paternales hacia las crías y tiene un efecto relajante. La dopamina es la encargada del sistema de recompensa, que hace que tendamos a repetir los comportamientos que maximizan recompensas. Las endorfinas por su parte son analgésicos naturales que nos proporcionan bienestar. De manera que una persona con altos niveles de oxitocina se sentirá más feliz.

 

La oxitocina endógena y el parto.

 

Es habitual que para provocar artificialmente el inicio del parto y/o acelerarlo, se utilice oxitocina sintética o syntocinón, un medicamento catalogado como de alto riesgo, tanto por la Asociación Americana del Medicamento (FDA), como por el Instituto para el Uso Seguros de los Medicamentos (ISMP) en España. Sin embargo la utilización del syntocinón es algo muy difícil de evidenciar como necesario o justificable cuando supera el 10% de los casos.

Toda mujer de parto produce su propia oxitocina natural y dicha producción dependerá en gran medida del ambiente que rodee a esa mujer durante el parto.

Una atención individual y respetuosa, que aporte a la mujer tranquilidad y sensación de libertad y confianza, redundará en que la producción de oxitocina sea adecuada para que el parto se desarrolle con normalidad. Cuando se crean las condiciones adecuadas para que la mujer genere su propia oxitocina, los partos se acortan y son vividos con menos estrés tanto por la madre como por el bebé. En un parto movido exclusivamente por oxitocina endógena, las contracciones son menos dolorosas y más llevaderas, que las originadas por el syntocinón. Entre las mismas el cerebro produce endorfinas que nos ayudan a descansar y nos proporcionan sensación de bienestar, lo que reduce la necesidad de otros tipos de analgesia con efectos secundarios indeseados. Tras el parto, esas mismas hormonas facilitan el vínculo con la criatura y la instauración de la lactancia.

Es obligación de los profesionales de la salud que trabajan en el ámbito del parto, conocer como funciona el sistema oxitocínico y cómo influye en el parto, para favorecer el desarrollo del mismo y disminuir la probabilidad de intervenciones médicas y la morbilidad materno-fetal.

 

Por:https://www.elpartoesnuestro.es/informacion/parto/el-papel-de-la-oxitocina-y-otras-hormonas

Publicado en Blog
Viernes, 05 Agosto 2016 04:28

Mi desafiante lactancia.

En esta semana mundial de la lactancia 2016 quiero compartirles mi experiencia como madre lactante, la que  coincide con el cumpleaños número uno de mi hijo. 

 Como muchas de ustedes las últimas semanas del embarazo se pasaron lento, en la espera que mucho desespera, pues mi hijo decidió nacer en la semana cuarenta con cuatro días. Nos habíamos preparado para el parto, teníamos carta de alojamiento conjunto y plan de parto listos y firmados por los médicos. ¿Y de lactancia? Pues era algo natural, algo que se iba a ir dando ¿no?; esto es un poco utópico pues ese instinto mamífero no siempre ‘aparece’ instantáneamente, ya que traemos con nosotras todo un bagaje de pensamientos y conocimientos adquiridos o simplemente estamos desconectadas.

Para nuestra fortuna el equipo médico estaba a favor de la lactancia en hechos y no palabras. Pude tener un parto en un ambiente armonioso abrazando desde el primer instante a mi bebé. El pediatra nos ayudó a lograr un apego precoz (apego natural e inmediato) ya que no permitió que lo bañaran, ni le suministraran (biberones con glucosa)  y apenas terminaron las valoraciones necesarias lo puso sobre mi pecho para que pudiera tener un agarre espontaneo. Fue  el guardián de nuestra hora sagrada, gracias a ello pudimos tener un buen comienzo .En el momento que optamos por alojamiento conjunto no sabíamos muy bien que significaba o si realmente podríamos hacerlo, pues venían a la mente pensamientos de temor por los comentarios de que estaríamos demasiado cansados para poder hacernos cargo del bebé. Pero decidimos seguir adelante y mejor aún hacerlo en intimidad pues no recibimos visitas en el hospital.  

Ya en casa solos los tres empezaba la verdadera prueba de fuego. Había escuchado que empiezas a conocer a tu bebé y sabes cuándo llora de hambre, dolor y también cuando te está “manipulando”, pero como yo no tenía idea de a qué se refería la gente con esto, pues me opte por un método sencillo: si llora lo pego a la teta, si se queja, a la teta, si despierta a la teta, si ya le cambie el pañal a la teta… esa fue mi libre demanda sin saberlo.

Pasaron los primeros dos días y comencé a sentir ardor en los pezones, habían cambiado a un tono rojizo, sentía que algo no estaba bien en ‘algún’ lado alguien me dijo que lactar no debía doler. En casa decían que era normal que debía hacer ‘callo’ y un montón de mito más. Me tuvieron a caldo de pollo y sin tomar nada frio. Muchos de los consejos que recibía se contradecían.  

Veía y sabía que otras amigas o conocidas rápidamente habían desistido a la lactancia, porque era algo que no a todas se les daba; me metí a internet buscando verdaderas respuestas, información respaldada o certera y ahí encontré el grupo de ‘Asesoras de Lactancia Online’ donde pude identificar que había otras madres pasando por la misma situación; fui a un grupo de apoyo a la lactancia materna en mi cuidad, acudí a cursos con una doctora especialista en lactancia materna (online pues ella está en Tenerife),  esto me fue llevando cada vez más a adentrarme al mundo de la lactancia. Leía libros sobre lactancia para ir reclutando información al respecto.

Fui descubriendo y conectándome conmigo misma y por supuesto con mi hijo. Me llene de fe y convicción en mí, en mi cuerpo, en la naturaleza perfecta que nos permite alimentar a nuestras crías, por supuesto que tenía la información que sustentaba esto. Comprendí que la lactancia no es solo que sea lo mejor o que sea un superalimento, realmente es lo natural, lo que corresponde a nuestra especie.

Cuando alguien que no conoce mis batallas me dice que a mí "se me dio fácil la lactancia", me rio... rio y pienso en el precio que he tenido que pagar para poder lograrlo, todo lo invertido en dinero, esfuerzo, paciencia y valor para vencer la ignorancia. Eso fue lo que principalmente me motivo a convertirme en asesora de lactancia, saber que si es posible cuando se quiere y se lucha por ello. Hay que tener la voluntad de hacerlo;  habrá días que dices ya no poder más, pero “hoy, no es siempre” habrá días difíciles y días llevaderos; la lactancia vale la pena, mejor dicho vale la alegría.  El éxito de mi lactancia se lo debo a dos simples reglas: siempre buscar ayuda en el lugar adecuado y tener la confianza suficiente para saber que puedo lograrlo. 

 

Historia de mi parto:

http://motherslove.com.mx/blog/item/80-la-llegada-de-isaac

Artículos sobre “piel a piel” o “apego precoz”:

http://apps.who.int/rhl/newborn/hscom2/es/

http://albalactanciamaterna.org/lactancia/claves-para-amamantar-con-exito/la-importancia-de-la-primera-hora-para-el-exito-de-la-lactancia-materna/

http://www.bvs.sld.cu/revistas/enf/vol27_4_11/enf10411.htm

Mitos sobre la lactancia:

http://www.llli.org/lang/espanol/ncvol17_4_05.html

http://www.onmeda.es/mi_hijo/falsos_mitos_sobre_lactancia.html

Lactancia emocional:

http://www.maternidadcontinuum.com/2013/09/aspectos-emocionales-en-la-lactancia-materna/

Publicado en Blog
Miércoles, 27 Julio 2016 20:51

La llegada de Isaac

Enterarme que estaba embarazada fue un ‘shock’, y aunque ya hablábamos de tener un bebé no esperamos que su llegada fuera tan pronto. El embarazo congeló el tiempo, entre los malestares generales de los primeros trimestres, con la pérdida del sentido de dimensión y gravedad al cargar con tremenda panza, sumado a la dulce espera (que mucho desespera en el último mes) el  tiempo se nos hizo eterno.

Alguna vez había visto información acerca de los partos en agua y en libertad de movimiento (partos humanizados) pero pensaba que eso era una idealización, algo que no estaba dentro de mis posibilidades (no era para mujeres reales y no conocía a nadie que hubiese tenido una experiencia así de placentera como planteaban). Llegando a la semana 30 algo en mi interior me decía que  ahondara en el tema, fui a consultar con el único médico en mi ciudad que acompaña nacimientos por agua, el médico me comento que necesitaba una doula y un curso de preparación para poder parir por agua.  Pensando que valía la pena intentarlo contacte a mi doula y comenzamos con el curso psicoprofiláctico.

En nuestro primer encuentro con la doula, le dije que quería que el día del nacimiento de mi hijo fuera recordado como el mejor día de mi vida, no quería repetir historias terroríficas y llenas de violencia obstétrica, quería sentirme diferente, poder recibir en un ambiente tranquilo y lleno de amor a mi bebé. La idea del parto era nueva para mí, lo que sabía lo había visto en la tele y por las muchas experiencias traumáticas de las mujeres en mi familia, así que la idea me emocionaba y  me aterraba al mismo tiempo.

Lleve todo el seguimiento de mi embarazo con mi ginecólogo de cabecera, el cual está a favor de los partos vaginales (inclusive tiene bajos índices de cesáreas) pero sin miramientos ejecuta maniobras para ‘ayudar’ a que el parto avance. El encontraba ‘gracioso’ eso del parto humanizado, ya que no le veía el caso a sufrir tanto dolor, de ‘cajón’ hacia uso de oxitocina y epidural; la interpretación de la pelvimetría decía que yo tenía 50% de posibilidad de tener un parto vaginal,  dijo que era una moneda al aire me ‘otorgaría’ dos horas para pujar y si no salía él bebé me hacia la episiotomía o seria cesárea. Le lleve mi plan de parto y la carta de alojamiento conjunto y nunca hizo comentarios al respecto. En la última cita con este médico a la semana 38, le expresé que no quería sueros, ni oxitocina sintética o anestesia dijo que a la hora de la hora veríamos que sucedía. Este ginecólogo no se oponía a que mi esposo y mi doula estuviesen conmigo o a que llevara a un pediatra de mi elección, pero dejo en claro que él tenía que hacer su trabajo. Hable con una doula que había asistido a parto con este  médico y ella me narro como era en los partos e incluso me dijo que si mi intención era tener libertad al momento de parir entonces cambiara de médico. Agradezco tanto su honestidad pues eso me dio certeza para cambiarme.

Esa misma noche tomamos la decisión de ya no regresar con ese medico;  habíamos puesto tanto empeño en todos los preparativos del nacimiento que si teníamos un parto donde nuestras decisiones fueran ignoradas me iba a sentir muy decepcionada. No era eso lo que quería, no podía ser de esa manera, yo quería un parto libre y a mi propio ritmo.

A la semana 39 me cambie al médico humanizado le lleve mis expediente y mi plan de parto y alojamiento conjunto. Para mi sorpresa me dio el mismo diagnostico 50-50 de probabilidad, pero me dijo que estuviera tranquila pues mi bebé sabia como nacer.  A la semana 40 con 4 días fui a consulta, ya tenía dos centímetros de dilatación por lo que me mando a descansar pues el bebé seguro nacía amaneciendo. Me pase la mañana haciendo estiramientos con mi pelota, sentía leves las contracciones como pequeños espasmos; pase un día de lo más tranquilo y normal, hasta ese momento las contracciones eran seguidas pero controladas pensaba que era fácil, me repetía: puedo hacerlo, estoy preparada… así se nos fue el día en optimismo y tranquilidad.

Llegamos con cosas listas al hospital a las 5 de la tarde, seguía igual de dilatación pero  la bolsa ya estaba muy tensa. Me dijo que a las 7 pediría cuarto para que subiera a relajarme, ese era un magnifico plan. Había mcuha lluvia por lo que no pudimos alejarnos del hospital; de repente empecé a sentir contracciones seguidas y dolorosas. Regresamos al consultorio, el doctor midió las contracciones, la lectura mostraba intensidad y frecuencia pero todavía no me sentía tan mal, hacia respiraciones profundas. Me comenzaba a decir que no hiciera movimientos bruscos cuando sentí un dolor impresionante y líquido recorrer mi espalda, esa contracción había roto la bolsa; ya no me podía parar me temblaban las piernas, me agarre de la pared y como pude salimos para la recepción. Los minutos ahí fueron de locura, los asistentes médicos y enfermeros con sus inoportunas preguntas y protocolos pero ya comenzaba a perderme en mí, en un instante me encontraba sobre el suelo apoyada en cuatro puntos tratando de respirar profundo y concentrarme, la inoportuna recepcionista pidiéndome firmas (mi esposo había ido por las cosas al coche), yo quería asesinar al que se me pusiera enfrente.

No podía articular ni media palabra, llegamos al cuarto y me metí a bañar con agua caliente, me puse mi traje y la bata; solo quería estar acostada y que nadie me dirigiera la palabra. Conforme el dolor aumentaba en frecuencia pensaba que la situación me sobrepasaba, mi esposo atento dándome agua, tomando mi mano en silencio. Cuando llego mi doula y comenzó hacerme masajes y cantar conmigo se controló la situación. Avanzo a 8 cm de dilatación, me sentía morir, quería que alguien me ayudara con algo, pero agarre la mano de mi doula y le pregunte: ¿verdad que si puedo? ella me miro tierna y firme, me dijo claro que puedes, tú sabes cómo hacerlo.

Nos fuimos a la tina, bendita agua que alivio las dolorosas contracciones. Deje de sentirlas tan intensas y dolorosas, me concentre. Mi esposo conmigo remojado acariciándome, echándome agua, me paraba, me sentaba, me agachaba, lo abrazaba, nos besamos, nos paramos y  bailamos…  fue mágico. Ese era el momento que tanto había soñado, mi bebé siendo recibido en amor, tal como lo engendramos. Una contracción nos ‘agarró’ parados y el me contuvo, prácticamente estábamos los dos pujando, el ambiente era empático. Mi  doula atenta contando y respirando con nosotros. Pasaban los minutos (que yo sentía horas) y ya me estaba desgastando, las fuerzas se agotaban, empecé a dejar pasar las contracciones. El médico me animaba, me pido que sintiera su cabeza que ya había coronado entre mis piernas. Era real, mi bebé iba saliendo, no podía creerlo, ya estaba sucediendo, cada contracción me acercaba a conocerlo. Lo sentía saliendo, sentía que me iba a quebrar,  fue un alivio total cuando pude expulsarlo. Al tomarlo entre mis manos no sabía que hacer estaba asuntada, contenta y aliviada con un torrente de emociones que corrían por mi ser,  ahí estábamos pegados los tres. Esperaron unos minutos y cortaron por mi esposo el cordón, me sacaron de la tina y él bebe se fue con su papá, siempre en el calor de su pecho, en contacto piel a piel. Mientras me limpiaban y suturaban unos pequeños desgarros, cuando lo pusieron sobre mí como busco instintivamente el pecho fue increíble tenerlo ahí. Nos trasladaron al cuarto y ahí estábamos listos los tres, pasando nuestra primera noche juntos, tal como siempre soñé. 

Por: Hadit Cabrera

Publicado en Blog
Miércoles, 13 Julio 2016 22:11

La "Hora sagrada" después del parto..

Después de dar a luz hay una “hora sagrada” que los expertos recomiendan pero rara vez se cumple.

¿Qué prisas hay de limpiar, aplicar vacunas o medir al bebé nada más nacer?. Aunque también son procedimientos necesarios, ya habrá tiempo para esas prácticas rutinarias si el parto viene sin complicaciones, pues parece que el contacto “piel con piel” durante la primera hora de vida es fundamental, tanto para el bebé como para la madre.

Este es el argumento de la Doctora Constanza Soto Conti, médica de planta del Hospital Materno Infantil argentino Ramón Sardá, quien asegura que este ritual tiene un montón de beneficios:

“El contacto piel a piel entre la madre y su hijo estabiliza la respiración y la oxigenación del bebé, mantiene sus niveles de glucemia, estabiliza la presión arterial, reduce las hormonas del estrés, disminuye el llanto, incrementa el estado de alerta tranquila, promueve el inicio precoz de la lactancia materna y mantiene la temperatura, reduciendo el riesgo de hipotermia”.

En esos momentos se establece lo que se conoce como impronta afectiva, que favorece el vínculo entre ambos y la instauración de la lactancia materna. La lactancia precoz, iniciada durante la primera hora de vida del pequeño, es clave para una lactancia exitosa.

Durante las horas posteriores al nacimiento, se crea una especie de vínculo de sinergía entre ambos a través de las hormonas liberadas por la madre. Esta experimenta una descarga de oxitocina, por la que el bebé se muestra especialmente receptivo. Tanto que si se le coloca desnudo sobre el pecho de su progenitora, este repta -guiado por el olor- hasta encontrar el pecho y alimentarse.

Además, el contacto piel con piel resulta tan beneficioso que la propia Doctora Soto Conti, denomina a este tiempo “hora sagrada”. Y es que al parecer, sus efectos no son únicamente inmediatos, sino que también podrían ser a largo plazo:

“Esos minutos iniciales son un período sensible durante el cual, el estrecho contacto entre la madre y el recién nacido sano puede tener efectos positivos de largo plazo, como una mayor seguridad y mejor tolerancia a la angustia de la separación“.

El Doctor Miguel Larguía, presidente de la fundación que lleva su nombre y ex director de la Unidad de Neonatología del Hospital Ramón Sardá, apoya completamente esta idea, argumentando:

“Durante 9 meses él bebe no tiene hambre, no tiene sed, no tiene calor ni frío… Latransición al mundo de estímulos que el bebé experimenta al nacer, debería ser de forma progresiva. Respetar «la hora sagrada» es entregar el bebé sano a la madre para que lo apoye sobre su pecho, piel con piel. Un procedimiento que también se puede llevar a cabo en los partos por cesárea y es probable que, en un futuro, podamos incluir prematuros, cuando no exista riesgo de hipotermia por falta de regulación de la temperatura corporal.”

Como les comentaba, no es necesario bañar, medir, pesar, vacunar y tomarle la temperatura al bebé inmediatamente después de nacer, siempre y cuando el parto no ha tenido complicaciones. También es importante posponer el pinzamiento del cordón umbilical hasta que deje de latir. Según Larguía:

“Parte de la sangre del bebé está en la placenta. Antes se creía que para permitir que ingresara en su organismo y prevenir la anemia había que sostenerlo a la altura del útero de la madre. El médico sostenía al bebé, el cual estaba aterrado por su primera toma de contacto con la gravedad, ya que dentro del vientre materno permanecía en ingravidez. Hoy sabemos que, impulsada por las contracciones del útero, la sangre fluye perfectamente si lo ponemos sobre el pecho de su madre.

“Estamos acostumbrados a hacer, pero en ese momento tenemos que resignarnos a «no hacer». Hay que devolver los derechos que no deberíamos haberles quitado a las madres en las instituciones.”

Publicado en Blog
Viernes, 24 Junio 2016 17:12

Mi Parto en Casa

Yo sé que muchos me dijeron loca.. Pero quiero compartirles esta magnífica experiencia que viví.. Un parto respetado en agua en casa junto a las personas que más amo! Siempre fue mi sueño después de vivir mi primer parto y se me cumplió estoy muy feliz de haberme realizado y le doy las gracias infinitas a todos los que estuvieron ahí junto a mi en especial a mi esposo que fue mi pilar mas fuerte y me apoyo durante todo y siempre..
 
Un embarazo monitoreado y sano puede parir en casa sin problemas con todos los cuidados adecuados..
 
Mi trabajo de parto comenzó a la 1pm del 22 de octubre 2015 sin saber que ya era hora ya que apenas tenia unos coliquitos, había pasado el tapón durante la noche así que algo me decía que mi princesa llegaba ese día.. Almorcé tranquila unos papadzules junto a mi esposo y mi hijo y me fui rumbo al hospital a mi cita de rutina con mi ginecólogo que era a las 3. Llegando al hospital comencé a sentir dolores mas fuertes así que comenzamos a contar entre contracciones.. Eran cada 3 minutos.. Mi hermana y mi esposo me acompañaban. Hasta que me atendieron y me valoraron descubrimos q ya estaba en 5 casi 6 de dilatación.. Salimos corriendo y felices! Llenen la piscina! Llamen al pediatra y a la ambulancia! Todo fue a prisas pero emocionante.. Fuimos a mi casa llegamos 4:15pm. Ahí fue cuando todo lo difícil comenzó las contracciones fuertes y dolorosas.. Pero tenia junto a mi a mis hermanas Ale y Martha que me ayudaban a sobrellevarlo mientras mi esposo y mi mamá llenaban la piscina.. Unos minutos después llego mi doula.. Ya entrábamos en lo más difícil así que me ayudó con unos masajes mientras Roberto mi esposo me recordaba que estaba hecha para esto y que si podía.. escuchamos su corazón y fue lo que me hizo recordar que estábamos trabajando juntas en esto.. ya estaba ansiosa por conocerla! a pesar del dolor intenso que cada vez iba en aumento. Vocalice y respiré.. No olvido que dije: Emma va a nacer ahora! Necesito entrar a la piscina! Y fuimos de volada, aun no se había calentado del todo pero entre, fue ahí cuando sentí mi alma quebrarse en dos y pensar que tal vez no lo lograría pero mi esposo y mi hermana me daban la mano siempre recordándome que ya estaba cerca y lo bien que lo estaba haciendo así que habrán pasado apenas unos minutos cuando comencé a pujar porque emma ya quería salir.. No niego que tenia un poco de miedo al dolor.. Pero junto a las personas que necesitaba lo logre! Y Emma nació a las 5:35pm del 22 de octubre 2015!! Llegando al mundo en un entorno lleno de amor y felicidad!! como siempre deseé!! No podía creerlo, la tenía en mis brazos y yo lo había hecho!! Esperamos un minuto y nos fuimos a mi cuarto aún conectadas por el cordón, comenzamos la lactancia mientras llegaba el pediatra y mi Roberto cortó el cordón para después hacerle una pequeña valoración junto a mi, 49cm y 3.350kg de vida!! Listas para continuar con la lactancia felices piel con piel. Gracias vida por esta experiencia!! Mujeres confíen en ustedes!! Somos mamíferos podemos parir!!
 
FOTOGRAFIA: Luis Morales Machado​
PEDIATRA: Luis Basso 
GINECÓLOGO: Gonzalo Cardenas  
Publicado en Blog

Artículos para Bebés

Fiestas Infantiles

Fotografía y Vídeo

Medicos

Guarderías y Escuelas

Facebook

 
 

Facebook Lactemos

Youtube