Jueves, 11 Abril 2019 20:21

¿Se recomienda el agua en bebes menores a los 6 meses de edad?: descúbre por qué está contraindicado Destacado

Publicado por 
Valora este artículo
(0 votos)

¿Por qué no se debe dar agua al bebé hasta los 6 meses, incluso en países con mucho calor?

El dar agua a los bebés pequeños los pone en riesgo de diarrea y desnutrición. El agua puede estar contaminada y causar infecciones en el/la bebé. Dar agua puede causar que el/la bebé consuma menos leche materna o suspenda la lactancia temprano y en consecuencia se desnutra. Si las madres dan agua en lugar de la leche materna, ellas podrían disminuir su producción láctea.

La leche materna tiene más de 80 por ciento de agua, especialmente la primera leche que el/la bebe consume en cada mamada. Por tanto, si la madre siente que su bebe esta sediento/a, ella debe amamantarlo/a para así calmar la sed. Los bebés no necesitan agua adicional, ni siquiera en climas calientes. Esta es una de las razones por las que la Organización Mundial de la Salud recomienda que niños y niñas reciban lactancia materna exclusiva los primeros seis meses de vida.

Se considera que un niño o niña recibe lactancia materna exclusiva si solo se le da leche materna, sin ninguna otra comida o líquido, ni siquiera agua, con la excepción de solución de rehidratación oral, gotas o jarabes de vitaminas, minerales o medicinas. Al amamantar la mamá le da a su bebé toda el agua que este/a necesita, al mismo tiempo evita darle agua insegura, protegiendo a su bebé contra la diarrea.

El agua es uno de esos elementos básicos que todo ser humano necesita para vivir y que ingerimos varias veces al día. Está tan presente en nuestras vidas que muchas personas creen que los bebés, como los adultos, necesitan beber agua a menudo.

La realidad es que razón no les falta, sólo que es algo a matizar. Los bebés necesitan beber agua, igual que los adultos (de hecho necesitan bastante más que los adultos), pero el agua que han de beber ha de ir siempre acompañada de nutrientes. De no ser así los bebés correrían serios riesgos de desnutrición, al llenar sus estómagos de agua (que no aporta nutrientes ni calorías) sin posibilidad de dar alimentos en diversos momentos del día por esto mismo.

Preguntando a qué me refiero con "agua con nutrientes", es muy simple: leche materna o, en su defecto, leche artificial. A continuación explicaremos cuándo se les puede empezar a ofrecer agua, así, a secas, y cuánta pueden llegar a necesitar.

Los bebés necesitan aproximadamente 700 ml de agua hasta el sexto mes de vida. Esta cantidad de agua proviene de la leche materna a demanda o de los biberones de leche artificial.

Los bebés comen a menudo. Los que toman leche materna lo hacen a veces cada hora y otras dejan pasar más tiempo, mientras que los que toman leche artificial lo hacen cada 2-3 horas, a veces más, a veces menos. Comen a menudo porque necesitan comer a menudo. Su estómago es muy pequeñito y la energía que consumen para vivir y para crecer es mucho mayor, en proporción, que la energía que nosotros necesitamos, básicamente porque nosotros no tenemos que crecer ni triplicar nuestro peso en un año.

Esto quiere decir que además de comer a menudo, necesitan que aquello que coman esté cargado de nutrientes y de energía (estómago pequeño = poca comida muy concentrada).

Los adultos al beber y eliminarla nos deshacemos de sodio y electrolitos, al  tomar y eliminar agua, los bebés estarían también deshaciéndose de sodio y electrolitos que su cuerpo requiere para funcionar.

Al producirse esta baja de sodio y electrolitos, ocurre la hiponatremia, los pequeños pueden sufrir convulsiones, inflamación cerebral, baja de temperatura corporal y otras consecuencias que pueden llegar a ser mortales o dejar efectos a largo plazo si es que no reciben tratamiento inmediato.

Otra razón para no darles agua a los menores de seis meses está en que el agua potable puede contener bacterias y virus que no se eliminan en el proceso de depuración y su sistema inmune aún inmaduro no tiene los anticuerpos para luchar contra ellos.

El agua entre los siete meses y el año

Los niños amamantados, por norma general, siguen mamando frecuentemente incluso cuando han comenzado la alimentación complementaria. Esto quiere decir que no suelen necesitar ningún aporte extra de agua, aunque tampoco pasaría nada si mientras comen alimentos que pudieran generar sed (sólo se me ocurren las galletas), se les ofrece un poco de agua por si la quieren tomar.

El agua entre el año y los tres años

En este periodo de tiempo los niños deberían tomar aproximadamente 1,3 litros de agua. Esta cantidad se obtiene sumando el agua que proviene de los alimentos y la que los niños beben. Digamos que haciendo la resta un niño de estas edades debería beber, más o menos, unos 0,9 litros/día, que equivalen a unos cuatro vasos de agua.

De igual modo que los adultos sanos no tenemos ni idea de cuánta agua tomamos a diario, no es necesario saber cuánta agua deben tomar nuestros hijos porque la naturaleza ideó un sistema muy eficaz y seguro que nos obliga a tomar agua de vez en cuando: la sed.

Los niños también tienen sed, así que si respetamos su sed, ellos mismos beberán el agua que necesitan. Si son bebés y no piden agua, se les ofrece y que sean ellos los que traguen o los que directamente la rechacen.

Algunos especialistas también recomiendan evitar el uso de fórmulas muy diluidas y bebidas pediátricas con electrolitos, esto para evitar la hiperhidratación la cual es peligrosa para un bebe.

''Tener un hijo es una responsabilidad muy grande, es una vida la que está en nuestras manos y la obligación más grande que tenemos con ellos es la labor de mantenernos informados y al día, por su salud y bienestar, no arriesguemos la salud y vida de nuestros hijos y mucho menos con los ojos vendados.''

 

 

 

Anuncio visto 404 veces Modificado por última vez en Jueves, 11 Abril 2019 20:36
Inicia sesión para enviar comentarios

Artículos para Bebés

Fiestas Infantiles

Fotografía y Vídeo

Medicos

Guarderías y Escuelas

Facebook

 
 

Facebook Lactemos

Youtube