Jueves, 04 Abril 2019 20:08

Mito o realidad: Alcohol en el embarazo y lactancia. Destacado

Publicado por 
Valora este artículo
(0 votos)

 

¿Qué tan seguro es, puedo beberlo?

Sobre las bebidas alcohólicas en el embarazo o lactancia se dice mucho, que si una o dos que si  la producción de leche se incrementa, etc. Se sabe que el alcohol se considera una droga, no está permitido para menores de edad y es dañino para la salud incluso en adultos, sin embargo aun así decidimos conscientemente beberlo, pero ¿qué pasa cuando estamos embarazadas o estamos dando pecho? Como en todos los temas siempre sale la tía la abuela y las comadres a decirnos que sí, que sigas tu vida y te tomes una o dos copitas o que licor no pero cerveza si, por las propiedades de la levadura. Pero que tan cierto es que aporta beneficios a la lactancia?  Y es más beneficioso que dañino?.

El Departamento de Salud recomienda que las mujeres embarazadas eviten el alcohol, pero socava el consejo dando un nivel aparentemente seguro de alcohol en el embarazo: si una mujer elige beber no debe tomar más de cuatro unidades a la semana. El Instituto Nacional para la Salud y Atención de Excelencia (NICE) hace hincapié en evitar el consumo de alcohol en los tres primeros meses de embarazo, porque está asociado a abortos espontáneos".

Svetlana Popova está dirigiendo una investigación sobre la epidemiología del consumo de alcohol durante el embarazo y sus efectos sobre el niño no nacido. Es una científica experimentada del Centro de Toxicomanía y Salud Mental (CAMH) de Toronto (Canadá) y profesora asociada en la Escuela Dalla Lana de Salud Pública y en la Facultad de Trabajo Social Factor Inwentash (FIFSW) de la Universidad de Toronto.

Qué es el síndrome alcohólico fetal y qué se sabe de él?

El alcohol es tóxico para el feto durante los nueve meses de gestación. Cuando una embarazada consume alcohol, este llega directamente al feto a través de su torrente sanguíneo. Estos niños pueden nacer con un trastorno del espectro del alcoholismo fetal (TEAF), que es un término genérico que engloba todos los trastornos relacionados con el alcohol. De ellos, el más grave y el más fácil de identificar es el síndrome alcohólico fetal. Los TEAF se asocian a un amplio abanico de problemas físicos, cognitivos y de comportamiento, como retrasos en el crecimiento y el desarrollo, anomalías faciales y disfunciones cerebrales. Recientemente nuestro equipo ha identificado más de 400 afecciones que pueden aparecen en personas con TEAF, las cuales figuran en 18 de los 22 capítulos de la Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y Problemas de Salud Conexos. Muchas de estas afecciones se dan con mayor frecuencia entre personas con TEAF que en la población general, aunque solo se ha establecido un vínculo causal con algunas de esas afecciones.

"Cerca de 4.000 artículos publicados confirman que no hay evidencias de que el alcohol sea beneficioso para el embrión y el desarrollo fetal. Los efectos que han sido confirmados, incluyen el síndrome alcohólico fetal, el retraso mental, anomalías del desarrollo y el comportamiento y un bajo peso al nacer".

"Los estudios clínicos no pueden detectar pequeños efectos en el desarrollo cerebral. Es imposible asegurarle a una mujer que bebe moderadamente durante el embarazo que el alcohol no causa un pequeño descenso del cociente intelectual de su hijo.

"Todas las prescripciones en el embarazo son un balance entre los riesgos y los beneficios. El balance relativo al alcohol se inclina claramente del lado de los riesgos. El alcohol no es esencial para la salud o el bienestar de una mujer embarazada y se sabe que es teratogénico para el bebé. No es una droga que vaya a ser alguna vez prescrita en el embarazo, y no es una droga que deba ser nunca recomendada".

"El nivel de alcohol y el momento en el que se produce un daño al feto se desconoce y tiende a variar de un embarazo a otro. La nutrición, el genotipo, el fenotipo, la etnia, el metabolismo y el consumo de tabaco también afectan. La influencia de cada una de estas variables nunca se puede conocer del todo para cada embarazada; el único consejo ético que se puede dar es la abstinencia del alcohol en el embarazo".

Alcohol y lactancia

¿Porque el alcohol eleva la producción de leche materna?

Es un hecho comprobado que el alcohol ayuda a la producción de leche materna pero, ¿sabes porque sucede esto?.

El consumo de alcohol altera los niveles hormonales de la oxitocina y la prolactina responsables de la producción de leche durante la lactancia, según un estudio del Centro de los Sentidos Químicos Monell de Pensilvania (Estados Unidos) que se publica en 'Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism'.

Los expertos señalan que durante siglos a las mujeres lactantes se les ha recomendado beber alcohol como una forma de ayudar a la producción de leche y mejorar la lactancia. Según los expertos, en encuestas recientes el 25 por ciento de las mujeres habían informado de que sus especialistas las habían alentado a beber alcohol en el periodo de lactancia.

En el estudio participaron 17 mujeres que estaban amamantando a bebés de entre 2 y 4 meses de edad. En las instalaciones en las que se desarrolló el estudio, estas mujeres bebieron un día un zumo de naranja que contenía alcohol y otro día diferente tomaron sólo zumo de naranja. La dosis de alcohol fue equivalente al encontrado en uno o dos vasos de vino. Después de consumir estas bebidas, las mujeres usaron extractores eléctricos para estimular la secreción de leche. Se tomaron muestras de sangre durante el proceso que fueron analizadas en relación a la oxitocina y la prolactina, dos de las hormonas clave en el control de la lactancia.

Según los expertos, el alcohol alteró la liberación de ambas hormonas durante la secreción láctea: los niveles de oxitocina descendieron una media del 78 por ciento y los de prolactina un 336 por ciento en comparación con los niveles de estas hormonas en las mujeres que habían tomado el zumo sin alcohol. Después del consumo de alcohol, las mujeres tardaron más en producir la primera gota de leche y produjeron menos leche de forma global. Estos efectos fisiológicos se asociaron a los cambios inducidos por el alcohol en la circulación de oxitocina.

La oxitocina aumenta los niveles endógenos de opiáceos e induce efectos anti-estrés, como: baja tensión arterial, ritmo cardiaco y hormonas del estrés, bienestar y relajación, además de una óptima termorregulación.

Es considerada también un gran mediador y controlador de las emociones y comportamientos sociales como el amor, la memoria, la rabia, la agresión y el establecimiento de correlaciones entre experiencias pasadas y presentes, promueve un aumento del umbral del dolor y un descenso de los niveles de ansiedad, disminuye el miedo e incrementa la confianza, la empatía y la generosidad.

La oxitocina y el comportamiento social

Por tanto bajo los efectos de la oxitocina sentimos bienestar, estamos más tranquilos y con una mayor y mejor predisposición ante los demás. Por eso la oxitocina juega un papel fundamental en el vínculo y el cuidado del bebé. Puede decirse que su misión es facilitar la propagación de la especie. La oxitocina está implicada en comportamientos sociales como la memoria social que es la habilidad para reconocer un individuo del mismo grupo, la formación de vínculos, el apego, la empatía y el comportamiento maternal y paternal. Los niveles de oxitocina son más altos en las hembras que en los machos de cada especie y en ellos provoca conductas agresivas y de competición.

¿Qué condiciones son necesarias para que se libere la oxitocina?

La oxitocina es la hormona del amor, de la calma y el contacto, sólo se libera cuando se dan estas condiciones.

Cuando bebemos alcohol nos desinhibimos, nos relajamos y estamos más tranquilos, todo esto gracias a que se libera esta hormona, es por eso que seria obvio creer que al liberarse esta hormona se produzca más leche materna. Sin embargo aún que esto sea algo comprobado, no significa que los beneficios sean mayor a los peligros de beber alcohol, ya que muchas otras prácticas y alimentos pueden generar la liberación de oxitocina, tales como lo son: las relaciones sexuales, el parto, el calor de la boca del bebe cuando se pega para mamar, la meditación y el ejercicio, así como cualquier otra actividad que nos haga felices, como salir a pasear, ir de viaje, comer un helado, etc. Así que el alcohol solo es una cosa más que puede ayudar a la producción de leche materna pero no la única opción además el alcohol reduce el reflejo de bajada de la leche y esto puede significar que el bebé obtenga menos leche materna durante las tomas. Beber alcohol no incrementa la producción de la leche en sí solo libera oxitocina.

 

Beber mucho puede reducir la producción de la leche. ¿Qué efecto puede tener en el bebé la ingesta de leche que contenga alcohol? Puede que a los bebés no les guste ingerir la leche que contenga alcohol por el sabor. El bebé podría beber menos leche. Cuanto más pequeño sea el bebé, su sistema será más inmaduro, y tendrá más dificultad para eliminar el alcohol de su cuerpo. Limita el consumo de alcohol, especialmente durante el periodo de lactancia de un bebé recién nacido (los primeros 3 meses). Las madres que beben en grandes cantidades mientras dan de mamar a su bebé, lo ponen en peligro de ganar poco peso, crecer poco y de desarrollar posibles retrasos en el crecimiento.

Muchas mujeres no pueden controlar el deseo de beber alcohol, Para estas situaciones los expertos en salud consideraron que lo mejor sería darles un rango máximo para que puedan controlarlo y otorgaron cierta flexibilidad, siempre mencionando que es bajo responsabilidad de cada madre y esto no minimiza los riesgos.

Es importante tranquilizar a las embarazadas que preguntan por el consumo de alcohol de forma puntual en el embarazo, al principio de gestaciónsin que supieran que estaban embarazadas, ya que según cinco estudios publicados en BJOG (An International Journal of Obstetrics and Gynaecology) sólo el consumo elevado tiene consecuencias negativas para los hijos.

No conocemos cuál es el nivel seguro de consumo de alcohol durante el embarazo, es por eso que los profesionales sanitarios debemos recomendar a las embarazadas no consumir nada de alcohol mientras dure la gestación.

Para lactancia

Limita la cantidad que bebes a 1 o 2 bebidas por ocasión.

 Bebe el alcohol después de dar de mamar, y no antes.

 El consumo ocasional de alcohol no es razón para dejar de amamantar. La importancia de la lactancia materna es bien conocida y tiene grandes ventajas. Invita a tu compañero a limitar su ingesta de alcohol para apoyarte.

 Siempre mide las bebidas alcohólicas.

 Una bebida estándar es:

– La cerveza (5%): 341 ml (12 oz)

– El vino (12%): 142 ml (5 oz)

– Los licores (40%): 43 ml (1.5 oz)

 Verifica la etiqueta – el contenido de alcohol varía. Ajusta el tamaño de la bebida de acuerdo con esto. Es importante que sepas cuánto bebes, Si usas un vaso grande puedes estar superando los límites recomendados, si estás pensando en beber más de dos bebidas por ocasión, sigue las siguientes reglas simples que te ayudarán a reducir los riesgos para tu bebé:

 Pídele a tu compañero o a alguien en quien confíes que cuide a tu bebé hasta que estés completamente sobria.

Deja pasar suficiente tiempo para que el alcohol se elimine de tu cuerpo antes de amamantar de nuevo. En promedio, una bebida tarda hasta 2 horas en ser eliminada y 3 bebidas tardan unas 6 horas en ser eliminadas.

 Extrae tu leche para aliviar cualquier molestia o la congestión y para ayudar a mantener un buen suministro de leche.

 Planifica de antemano. Extrae y almacena tu leche para cuando planees beber alcohol y no puedas amamantar al bebé de manera segura.

 

¿Se transmite el alcohol a la leche materna?

 Sí, cuando una madre bebe alcohol, éste pasa a la leche materna.

 El alcohol de la leche materna sólo se puede eliminar con el tiempo. Algunas estrategias como beber más agua, comer, extraer y desechar la leche, y el ejercicio no ayudan al cuerpo a eliminar el alcohol de la leche materna más rápido.

En conclusión el alcohol científicamente no aporta ningún beneficio durante el embarazo, y no sirve de nada tener producción de leche materna en ese momento porque él bebe aun no nace. Y en cuando a lactancia se refiere está comprobado que sí logra liberar oxcitocina por consiguiente se prodria producir mas leche materna, sin embargo hay muchos otras prácticas que pueden ayudar sin correr el riesgo que consumir alcohol puede ocasionarle al bebe ya sea en el embarazo o en la lactancia.

“Ya hemos mencionado los riesgos sobre beber alcohol en el embarazo y en la lactancia, pueden ser grandes o mínimos, pero, ya hemos hablado en este sitio sobre correr mínimos riesgos con nuestros hijos cuando es innecesario, ¿tú estás dispuesta a correrlos?”

Anuncio visto 1123 veces Modificado por última vez en Viernes, 05 Abril 2019 19:17
Inicia sesión para enviar comentarios

Artículos para Bebés

Fiestas Infantiles

Fotografía y Vídeo

Medicos

Guarderías y Escuelas

Facebook

 
 

Facebook Lactemos

Youtube